viernes, 22 de enero de 2016

El Cliente nunca tiene la razón.



Papá Vader lleva un tiempo que no entiende a las empresas monopolistas. Osease, los bancos y las empresas de telefonía.

Antiguamente, hasta hace unos 20 años, la frase que se decía era: “el cliente siempre tiene la razón”. Era una época en la que la sociedad crecía, las empresas crecían y todos,todos, tenían muy claro que el servir al cliente era primordial para crecer como empresa. Desde hace 20 años, la frase es “el cliente no siempre tiene la razón”, ya que nos podemos encontrar con clientes que desean aprovecharse de la buena fe de las empresas, exagerando para conseguir más a modo de Indemnización/jeta/morro, y  conseguir más por menos o por nada. Pero lo cierto es que en todos los casos, tenga o no razón, algo ha pasado por lo que el cliente viene a quejarse, motivo más que suficiente y, además, totalmente lícito.

Pero Papá Vader no sabía que ahora la frase es “el cliente nunca tiene la razón” y esto no sólo es nuevo, sino que Papá Vader lo ve contraproducente, ya que a la corta son perdidas… a menos que tengas un monopolio y nadie pueda escapar de él.

Pero vayamos al meollo de la historia.



Los Bancos.
Tienes un dinero, TU DINERO, que ganas con sudor y te mal pagan por tu trabajo. Lo pones en un banco, más porque te obligan que por necesidad, que te cobran por ingresar ese tu dinero, por sacarlo y gastarlo, como si fuese de ellos, y también te cobran por los intereses que te tienen que dar por tu dinero que los bancos usan para ganar ELLOS dinero.

Hasta aquí, quien más o quien menos podemos asumir esto, si no queremos tener problemas con las empresas que nos suministran energía, ya que no desean que pasemos por ventanilla a pagar la factura del mes en curso, sino que desean que el piso, la luz, el agua, bla, bla, bla, lo paguemos por transferencia, por recibo en un banco. Y todo porque estas empresas mueven mucho líquido, dinero, y se benefician todos, suministradora y banco, y a nosotros nos dan una palmadita en la espalda, eso sí, cobrándonos antes por el gesto hecho, claro está.

Lo que no entiendo, y eso que llevo cerca de 5 años preguntándolo a los diferentes bancos que he tenido cuentas, es que si tenemos un dinero en cuenta y llega un recibo a apagar, lo lógico es que se pague. PUES NO!!!, el banco hace unas suposiciones hipotéticas mediante las cuales calcula que si el pago de este recibo deja la cuenta temblando, prefieren no pagarla, ya han hecho un cálculo/estudio por el que antes pagarán el agua, la luz (aunque ese mes no toque pagarlo)y el préstamo de su propia entidad bancaria, por lo que proceden a devolver ese recibo, ya sea el alquiler de un piso, la telefonía y cualquier otro “préstamo” que no sea de su propia entidad bancaria, gracias a ese “estudio de favor”.

Y yo me pregunto: si el dinero es mío, ¿por qué deciden ellos que pagar y que no pagar? Creo yo que si llega un recibo de Pepitoperez antes, se debe pagar y si la luz llega más tarde, será mi problema y no del banco; digo yo ¿no?

Pues NO!!! Cuando voy al banco a reclamar por esta sencilla y lógica cuestión, sea banco o caja, o donde sea que tengamos la nómina, se te quedan mirando con cara de estar muy ausentes y no escucharte (que realmente es eso lo que hacen…) y contestan de forma automática “así son las cosas y no las podemos cambiar”. Y si haces un llamamiento a la lógica, te saltan con aquello que “las normas están para cumplirlas”

¿Qué normas? ¿Las suyas? ¿Te las dicen en algún momento cuando creas una cuenta?

O sea… El cliente, por mucho que pueda demostrar lo contrario, nunca tiene razón. Las normas (no escritas) del banco son las que mandan.

No lo entiendo…

Menos aun lo entiendo cuando, una vez devuelto el recibo, la empresa que no has pagado te reclama la deuda y alucinas pepinillos cuando el importe de ese recibo, lo tienes y de sobras, en la cuenta. Pero te tocará pagar (a ti, no al banco) una pastizal adicional como sanción por haber devuelto el recibo (el banco, no tu).




Empresa de telefonía.
Ahora imaginemos que el recibo devuelto corresponde a la factura en curso de la compañía de las líneas telefónicas que tienes.

Estos no te llaman o envían mensaje para avisarte que tienes el recibo devuelto. Nooo… Lo primero que hacen es cortarte la conexión de telefonía y, al cabo de muuuchos minutos (incluso un par de horas) te envían un mensaje diciéndote que has devuelto el, recibo del mes en curso y que, para evitar problemas, lo pagues lo antes posible

¿Qué problemas quieren que evitemos? Ya nos han cortado la comunicación ¿no es un problema ya eso? Para ellos no.

Mejor dicho, el mensaje más que para “evitarnos nosotros” un problema, es para evitárselo ellos, por temas de impagos…

Como tienes dinero en el banco, pagas el recibo con alguna de las muchas modalidades de facilidades que te dan para pagar.

Te dan muuuuchas facilidades para pagar, pero pocas para protestar en cuanto cometen un error.

La telefonía de mi casa está a nombre de Mamá Vader, por lo que el contrato va a su nombre, lleva su DNI, bla, bla, bla,…

Cuando se paga, indicamos el número de teléfono sobre el que pagamos la deuda e indicamos el nº de DNI de la titular.

Después de más de 24h. sin restablecerte la conexión, y cortarte definitivamente incluso las llamadas entrantes, al pasar las 48h., Papá Vader llama por “n” vez, ya algo enfadado, muy enfadado, realmente cabreado, para ver que pasa.

Lo primero que dicen es que el número desde el que llamo está a nombre de Papá Vader (¡sorpresa!) y no a la titular de la conexión, por lo que el DNI indicado en el banco (la de Mamá Vader) confunde y no saben a quién asignarlo. El nº de teléfono al que se asocia el pago… no importa (¡Nueva sorpresa!). Al final doy mi número de DNI, ya me restablecen la conexión de los móviles.

Al cabo de 5 horas más, Papá Vader vuelve a llamar, porque la conexión 3G y 4G, no funciona y el teléfono fijo tampoco (ni, evidentemente la adsl).

Y ahora, lo más alucinante!!

Ahora le dicen a Papá Vader que no encuentran el pago hecho porque el DNI de Papá Vader, que por la mañana era el válido, ahora no es correcto, ya que la titular es Mamá Vader (estooo… ¿surrealismo?). Después de facilitar el numero larguísimo de la transacción, descubre que el número del DNI puesto en el banco, es el de Mamá Vader y lo que no entienden es porque YO LO HE CAMBIADO POR TELÉFONO!!!

¿Mande? ¿Lo cualo?

Por mucho que explique que ha sido la anterior compañera que 5 horas antes he hablado con ella, lo primero que me dicen es que ellos no pueden cambiar nada sin el permiso del titular. Una vez se aclara que desde hace dos días es todo correcto (y los 45 minutos como poco nadie me los quita), me restituyen totalmente la conexión de los móviles y del fijo, en cuestión de segundos, incluso antes de acabar la conversación.

Pero no sólo no reconocer su error que han cometido desde hace dos días y no pedir perdón por ello, en especial el problemón creado por la mañana, sino que encima, tanto la chica de la mañana como la de la tarde me saltan la frase aprendida de que “Tenga en cuenta que usted no tiene razón en este caso, por mucho que se ponga como se ponga”.


Y después se preguntan tanto los bancos como las compañías de telefonía: ¿Por qué se nos van los clientes de una empresa a otra?

Aunque realmente TODOS HACEN EXACTAMENTE LO MISMO!!!!

En fin…


Papá Vader.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...