lunes, 16 de abril de 2012

El automedallismo.



Aunque hace poco  realice el artículo sobre ¿Impota ser el primero?, también me gustaría comentar la otra vertiente que los mismos “primerizos” suelen llevar consigo mismos, que es el autoimponerse medallas. Realmente no sólo son los “primerizos”, sino que también nos podemos encontrar con esto mismo gente con ansia de poder (¿esto también es una continuación del “Buscando el Vellocino de oro”?).

Pero vayamos paso a paso.

Como estoy comentando, existe gente que se dedica a auto imponerse medallas o a “robar” las medallas de los demás y colgársela en el propio pecho para lucirla. ¿Qué quiere decir esto?, pues muy fácil; quiere decir que en cuanto hay alguien que realiza algo por lo cual puede destacar por encima del resto de personas, dentro del mundillo del hobby (y a nivel trabajo/empresa pasa exactamente lo mismo, no lo olviden), hay gente que se da una prisa pasmosa por “anular” a esta persona a base de tergiversar la verdad y de contar mentiras, para que parezca que el ejecutor de la proeza o del logro extraordinario sea él y no los otros.

Si estos “medallistas” no consiguen durante una temporada ponerse medallas ajenas, suelen realizar cosas más o menos normales para cualquier persona, no siendo nada importante, pero ellos lo ensalzan como si fuesen “súpercosas”, anunciándolo a los 4 vientos, para poder ponerse medallas que de otra manera no podrían ponerse, ya que no es meritorio para tal cosa. Por ejemplo (y me da igual si alguien se da por aludido), imaginemos que un aficionado al hobby de enganchar cromos no consigue adelantarse a nadie de los que están haciendo grandes logros y proezas, bien sea por iniciativas curiosas en la forma de enganchar cromos, como en localizar cromos sumamente raros de enganchar, se pondrá a alardear de haber enganchado un cromo con pegamento en Stick (lo más vulgar que se puede encontrar), pero empezará a liar de mala manera la explicación de cómo lo ha hecho, creyendo que los lectores serán poco inteligentes y los podrá engañar. Desgraciadamente siempre habrán credulos que se creerán que esa forma de enganchar los cromos es única, sin caer que lo que está explicando es lo ellos hacen cada día. Pero no sólo se conformarán con hacer creer que es un súper genio, no. También tienen un afán por “despreciar” el trabajo realizado por otros, no sólo no dándole importancia, sino que incluso se lo asignará como si fuesen ellos los que lo han hecho, o alguno de sus amiguetes de su círculo inmediato “elitista”.

Este tipo de gente no es nueva, no. Llevan siglos y siglos entre nosotros. Antes teníamos la gran ventaja que no sabíamos que existían, o veíamos a pocos de esta estirpe. Pero con las actuales tecnologías, este tipo de personajes convierten en vergonzoso el uso los medios digitales de nuestra era, para expandir estas mentiras, desprecios y difamaciones, en provecho de este “circulo elitista de amigos”.  Este automedallismo, cuando ya no puede ser realizado (normalmente porque estos no conocen al 100% el hobby), lo que suelen hacer es fomentar el “elitismo”, camuflándolo con otros nombres, incluso con el de “no-elitismo”, a base de mentiras, llegando a transformar y “corromper” la verdad. ¿De que son elitistas? De nada, ya que ciertamente no destacan en nada más que en engañar que saben hacer cosas muy determinadas. Hay gente que por querer ser el protagonista y para seguir siendo apoyado por “sus” protegidos o “círculo elitista de amigos” y poder conseguir ser más conocidos, cuentan mentiras constantemente. Afortunadamente, y cada vez más, la gente ya se da cuenta de estos individuos y los empiezan a dejar de lado, en cuanto los conocen y en especial cuando empiezan con el automedallismo. Estos suelen llamar a la gente que se da cuenta de esta jugada como “tránsfugas”, desertores, “perdidos” o traidores.

Otro de los síntomas del automedallismo, es el de inventarse nombres o renombrar cosas. Un ejemplo que recuerdo, es el de nombrar como “perfilado de luz” al pintado de luces planas. Hay que tener en cuenta que el perfilado únicamente es para separa zonas en una miniatura por medio de resaltarlas a base de finas líneas oscuras (por ejemplo bolsillos, costuras, cinturones,…). ¿Por qué le dan este nombre tan rimbombante a esta técnica que tiene siglos? Fácil: suelen ser gente que pintan de forma mediocre, que pretenden ser recordados por algo, aunque sea por renombrar una técnica. Quién habla de técnica, puede hablar de cualquier otra cosa. Lo peor es que esta persona se dedica a utilizar este “renombrado” constantemente, aprovechando cualquier momento, sea realmente para su utilización o aunque que no venga a cuento de nada, para que parezca que es una verdad. Tened en cuenta que esta gente opina que una mentira contada cientos de veces, se convierte en una verdad… De entrada la primera mentira es que una mentira nunca podrá convertirse en una verdad. Lo único que podrán conseguir es “esconder la verdad”, en especial para los desconocedores de ella. Aunque tarde o temprano la verdad SIEMPRE aparece.

Saludos y que no os pese mucho el pecho de las muchas medallas que os podáis autoponer (X-D).
Papá Vader
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...