martes, 17 de enero de 2012

Muchas Gracias


Muchas gracias a todos los que leeis este blog y sus artículos.

Muchas Gracias.

Sólo indicar.

Todo es sin acritud.

Todo es sin intención de dañar a alguien en concreto.

Todo es cierto y nada es mentira.

A todos nos ha pasado y pocos son los que reconocerán que lo hacen.

Pero recordad.

Nada va dirigido a nadie en particular, a menos que ponga el nombre en concreto ni en particular.

Pero si te sientes aludido… por algo será!!!

Muchas gracias por seguir leyendo

Saludos.
Papá Vader

miércoles, 11 de enero de 2012

Época de revueltas, inicio del amanecer




Hay voces que gritan ¡Caos! En todos los mundillos del hobby, así como que el también se oye el clamor de que el hobby está en crisis, y constantemente se puede leer que “fulanito me ha hecho esto, menganito me ha hecho lo otro,…”. Esto me recuerda que Santa Teresa decía, “cuando protestéis por el Sí a la Paz en vez del No a la Guerra, entonces saldré a la calle con vosotros”. No es lo mismo decir Paz, o sea, buscar soluciones, que decir No a la Guerra, ser “Anti algo” y sólo quejarse, que simplemente buscar soluciones, respetando a cualquier persona, credo, forma de ver las cosas o actitud hacia ellas. Lo bien cierto es que “la realidad depende del observador”. Según el Diccionario de la Real Academia, uno de los significados de crisis, sería “Mutación importante en el desarrollo de otros procesos, ya de orden físico, ya históricos o espirituales”.

Uno de los motivos por los que el mundo del hobby se está revolucionando internamente, es precisamente que estamos mutando, estamos cambiando la piel (bueno, realmente es lodo global; la vida, la política, el sistema económico, las religiones, las democracias,…). De hecho todos los días desechamos millones de células muertas que caen de nuestra piel y se convierten en polvo. El ser humano, como especie, también tiene que “mutar”. El hombre es el único ser vivo que no le gusta o no se acostumbra al cambio. Por ejemplo, un pájaro, por simple que nos parezca, si alguien o algo destroza su nido, al momento buscará de nuevo materia prima para volver a construirlo. Por supuesto, éste no es nuestro caso, los apegos que desarrollamos como “especie desarrollada” hacia lo que consideramos “nuestro” como posesión intransferible, no nos dejan disfrutar de lo que tenemos y anhelamos lo que no tenemos. Esto nos impide evolucionar en el hobby, por lo que el mundillo que hemos creado, el entorno que nos rodea y modelado a nuestro antojo, es un fiel reflejo de nosotros mismos.

Comprendo porqué la gente se alarma ante esta situación, nada agradable, ya que a nadie le gusta que le den un “bofetón” para espabilar, es preferible despertar por uno mismo. Aunque, por educación, respeto y dignidad, nadie debería culpar a nadie, todos somos responsables de esta situación. TODOS! Unos por ser los comehombres voraces, sin límite alguno, otros por permitirlo. ¿Es que alguien piensa que son más culpables los que hacen que los que lo permiten? Yo diría que no, que todos somos responsables, somos parte de un todo y por lo tanto tenemos la capacidad de cambiar. De cambiarnos a nosotros mismos.

Todos nos preguntamos, ¿qué podemos hacer en una situación tan límite, de tantos ataques hacia personas, hacia el respeto propio y ajeno, acaso esto tiene remedio? Pues, claro que tiene solución, hasta la muerte tiene solución. Pero sucede que si seguimos pensando de la misma forma, si no tenemos ganas de cambiar de paradigma, no queremos tener otra perspectiva del hobby, entonces es muy difícil salir de ésta espiral que nos hemos creado nosotros mismos.

Debemos tener muy, pero que muy en cuenta, que lo que no nos dicen es que el poder de cambiarlo lo tenemos cada uno de nosotros. El pensamiento lleva a la actitud, la actitud lleva a la costumbre y la costumbre a nuestro devenir futuro.

Tenemos que acostumbrarnos en pensar que a los únicos que podemos cambiar es a nosotros mismos. Si el hobby, la gente que lo constituye, lo crea, lo mueve, no hacen las cosas como nosotros queremos, como hemos diseñado, como hemos soñado, no es porque nos tengan envidia o algo por el estilo, es porque nuestra forma de pensar, de actuar, no atrae a esta gente. Lo que se debe hacer es cambiar nuestra forma de pensar, no la de los demás. No es cuestión de cambiar para hacer lo que otros quieren, lo que otros desean que hagamos. NO. Es cuestión de cambiar el enfoque, de pensar de forma positiva, de forma global, de forma generosa. Lo que damos es exactamente lo que recibimos. Si damos egoísmo, recibimos soledad; si damos imposiciones, recibimos revolución; si damos odio, recibimos indiferencia; si damos insultos y desprecios, recibimos silencio, soledad e indiferencia; si damos hipocresía y mentiras, recibiremos más hipocresía y falsedad. Por nuestros actos se nos conocerá.

Platón, en el “mito de la caverna”, explicaba que nos acostumbramos a observar y asumir una realidad que acabamos aceptando y nunca se cuestiona. En estos momentos y los que vendrán, es una época en la que debemos cuestionarnos casi todo: la forma de actuar, las imposiciones, los grupos, los clubs, la política de asociacionismo, las directivas,… nosotros mismos. Y sobre todo las verdades dogmáticas e inamovibles. 

Para acabar, una máxima, “cambia tu manera de ver el mundo y tu alrededor cambiará contigo”.

Papá Vader.

jueves, 5 de enero de 2012

Las Repúblicas Bananeras



Hace años, con este mismo título, escribí un artículo similar, para un diario local. La lástima es que no encuentro el documento escrito en su momento; supongo que estaría dentro de mi antiguo disco duro, antes de morir de muerte súbita, y seguro que ese artículo quedo en la zona que no hice copia de seguridad. En fin, que le vamos a hacer.

Aquel artículo lo escribí creo que hace unos 10 años (o talvez 15, no lo recuerdo bien), pero que en vista de lo que se ve hoy en día, sigue pasando exactamente lo mismo; la gente clásica nunca muere.

Estoy observando y cada vez con mayor intensidad, que en los “mundillos” de los hobbys van apareciendo personajes con ansias incontenidas de mandar por encima de los demás, de imponer su criterios a pesar de lo que opinen otros,…

Pero vayamos por partes, como dijo mi buen amigo Jack.

Existen diferentes hobbys en estos momentos que están empezando a aglutinar más gente de lo habitual, más por una moda que por el placer real del hobby en sí mismo. Entre toda esta gente de nueva acuñación que van surgiendo, siempre aparece el típico individuo que tiene una vida anodina, que no está especialmente dotado en ninguna de las posibles características destacables de la vida, que para poder llamar la atención de la gente que le rodea "deben" hacer alguna cosa "destable". Este tipo de individuos empiezan una carrera contra ellos mismos, a ver si puede hacer lo posible para poder destacar por encima del resto de la gente que le rodea, para poder decidir por esa gente lo que les interesa más o lo que menos, a decidir que es bueno o que es malo para el grupo.

Pero para empezar a realizar esto, lo primero que deberán hacer es “deshacerse de su competencia”. El cómo es lo de menos, aunque por norma general es mediante el desprestigio a base de mentiras, insultos y descalificaciones varias. Una vez esta “competencia”, que perfectamente puede ser el individuo más activo del grupo, es eliminada, lo siguiente y principal es convertirse en indispensable; el cómo es muy fácil, ya que debe hacer creer al resto de la gente del microentorno del hobby grupo que el sabe perfectamente que es lo mejor para el grupo; y si para ello es preciso robar ideas de otros, escrito o diálogos de otros y acuñarlos como propios, eso, para ellos, no importa, ya es para un bien superior: el suyo.

Este tipo de personas poseen una virtud que explotan muy bien, la labia o verborrea es innata en ellos, se enrollan de mala manera, explican cosas que no necesariamente tienen sentido y ni por casualidad de aproxima a la verdad, la adornan con palabras bonitas y ya tienen encandilados a un grupo nutrido de personajes, personajes que aunque no lo entienden, no lo diran "para no parecer tontos". Si por el camino los que más pueden aportar al hobby han desaparecido, no importa; al contrario, mejor para él, menos “futura competencia” que deshacerse.

La escalada en el “poder” ilusorio al que pretenden conquistar, no tiene límite en esta gente. Cuando ya no tienen a nadie que pueda contradecir lo que digan, es cuando más se engrandecen y cuando más cosas disparatadas pueden llegar a hacer. ¿Qué son atrapados con las manos en la masa? No importa, ya que quien tiene que juzgarlos son meros muñecos en sus manos, por lo que o salen impunes del “juicio” o, simplemente, nunca se realiza tal juicio.

Este tipo de gente suelen empezar esta escalada de “crímenes” grupales, al poco de llegar al mundillo; no suelen tardar más de un año o año y medio. Es así, no me lo invento, todos habréis conocido a alguno así, fijo que sí. Y una vez se asientan en su nuevo trono, mandan en el grupo o asociación, cual dictador en una república bananera, de manera déspota y sacrificando a diestro y siniestro a los miembros que cuestionan o preguntan el porqué hace ciertas cosas.

¿Y como suele terminar esto? Siempre igual: Mal. El grupo desaparece, el “bananero” echa las culpas a todos los que se van, y a los que se quedan les culpa de no hacen nada, que todo pasa por no hacer lo que el impone, y que la culpa lo tienen los judeomasónicos ya que es todo una conspiranoia (Conspiración Paranoica, claro) en contra de él, porque todos le tienen envidia y no pueden soportar que él sea el mejor.
Todo desaparece, él se queda sólo y, de la noche a la mañana también desaparece. ¿Desaparece? NO. Es muy posible que este individuo haya venido de otro mundillo de hobbys similar, o totalmente diferente, y al desaparecer de este hobby, marcha a otro a hacer lo mismo, cíclicamente, por lo que desde que llega a un grupo hasta que se incorpora a otro, suelen pasar 5 años, un lustro, y vuelta a empezar de nuevo. Es un vicio, su droga, tiene mono de mandar de imponer dictaduras, de tener su propia “República Bananera”.

Cubriros las espaldas, ya que hay mucho de ellos, estad vigilantes. Actualmente yo ya conozco a varios que están actuando en diferentes mundillos de los hobbys. Se les puede reconocer por las pataletas y cabreos que cogen cuando no le salen cosas bien, o por cometer un grave error pero continuar haciendo las cosas como si no pasara nada o fuese inmune a las posibles penalizaciones que pudiera ocasionar lo que ha hecho,… Muchos son los detalles. Pero la nota dominante es que hacen lo que les da la gana, sin importarle si hacen daño al resto del grupo o a otras personas, eso es lo que menos les importa, ya que lo hacen es, como dicen ellos mismos, por un bien común y superior: el suyo.

Papá Vader.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...