miércoles, 11 de enero de 2012

Época de revueltas, inicio del amanecer




Hay voces que gritan ¡Caos! En todos los mundillos del hobby, así como que el también se oye el clamor de que el hobby está en crisis, y constantemente se puede leer que “fulanito me ha hecho esto, menganito me ha hecho lo otro,…”. Esto me recuerda que Santa Teresa decía, “cuando protestéis por el Sí a la Paz en vez del No a la Guerra, entonces saldré a la calle con vosotros”. No es lo mismo decir Paz, o sea, buscar soluciones, que decir No a la Guerra, ser “Anti algo” y sólo quejarse, que simplemente buscar soluciones, respetando a cualquier persona, credo, forma de ver las cosas o actitud hacia ellas. Lo bien cierto es que “la realidad depende del observador”. Según el Diccionario de la Real Academia, uno de los significados de crisis, sería “Mutación importante en el desarrollo de otros procesos, ya de orden físico, ya históricos o espirituales”.

Uno de los motivos por los que el mundo del hobby se está revolucionando internamente, es precisamente que estamos mutando, estamos cambiando la piel (bueno, realmente es lodo global; la vida, la política, el sistema económico, las religiones, las democracias,…). De hecho todos los días desechamos millones de células muertas que caen de nuestra piel y se convierten en polvo. El ser humano, como especie, también tiene que “mutar”. El hombre es el único ser vivo que no le gusta o no se acostumbra al cambio. Por ejemplo, un pájaro, por simple que nos parezca, si alguien o algo destroza su nido, al momento buscará de nuevo materia prima para volver a construirlo. Por supuesto, éste no es nuestro caso, los apegos que desarrollamos como “especie desarrollada” hacia lo que consideramos “nuestro” como posesión intransferible, no nos dejan disfrutar de lo que tenemos y anhelamos lo que no tenemos. Esto nos impide evolucionar en el hobby, por lo que el mundillo que hemos creado, el entorno que nos rodea y modelado a nuestro antojo, es un fiel reflejo de nosotros mismos.

Comprendo porqué la gente se alarma ante esta situación, nada agradable, ya que a nadie le gusta que le den un “bofetón” para espabilar, es preferible despertar por uno mismo. Aunque, por educación, respeto y dignidad, nadie debería culpar a nadie, todos somos responsables de esta situación. TODOS! Unos por ser los comehombres voraces, sin límite alguno, otros por permitirlo. ¿Es que alguien piensa que son más culpables los que hacen que los que lo permiten? Yo diría que no, que todos somos responsables, somos parte de un todo y por lo tanto tenemos la capacidad de cambiar. De cambiarnos a nosotros mismos.

Todos nos preguntamos, ¿qué podemos hacer en una situación tan límite, de tantos ataques hacia personas, hacia el respeto propio y ajeno, acaso esto tiene remedio? Pues, claro que tiene solución, hasta la muerte tiene solución. Pero sucede que si seguimos pensando de la misma forma, si no tenemos ganas de cambiar de paradigma, no queremos tener otra perspectiva del hobby, entonces es muy difícil salir de ésta espiral que nos hemos creado nosotros mismos.

Debemos tener muy, pero que muy en cuenta, que lo que no nos dicen es que el poder de cambiarlo lo tenemos cada uno de nosotros. El pensamiento lleva a la actitud, la actitud lleva a la costumbre y la costumbre a nuestro devenir futuro.

Tenemos que acostumbrarnos en pensar que a los únicos que podemos cambiar es a nosotros mismos. Si el hobby, la gente que lo constituye, lo crea, lo mueve, no hacen las cosas como nosotros queremos, como hemos diseñado, como hemos soñado, no es porque nos tengan envidia o algo por el estilo, es porque nuestra forma de pensar, de actuar, no atrae a esta gente. Lo que se debe hacer es cambiar nuestra forma de pensar, no la de los demás. No es cuestión de cambiar para hacer lo que otros quieren, lo que otros desean que hagamos. NO. Es cuestión de cambiar el enfoque, de pensar de forma positiva, de forma global, de forma generosa. Lo que damos es exactamente lo que recibimos. Si damos egoísmo, recibimos soledad; si damos imposiciones, recibimos revolución; si damos odio, recibimos indiferencia; si damos insultos y desprecios, recibimos silencio, soledad e indiferencia; si damos hipocresía y mentiras, recibiremos más hipocresía y falsedad. Por nuestros actos se nos conocerá.

Platón, en el “mito de la caverna”, explicaba que nos acostumbramos a observar y asumir una realidad que acabamos aceptando y nunca se cuestiona. En estos momentos y los que vendrán, es una época en la que debemos cuestionarnos casi todo: la forma de actuar, las imposiciones, los grupos, los clubs, la política de asociacionismo, las directivas,… nosotros mismos. Y sobre todo las verdades dogmáticas e inamovibles. 

Para acabar, una máxima, “cambia tu manera de ver el mundo y tu alrededor cambiará contigo”.

Papá Vader.

1 comentario:

  1. Tengo que recordar cuando leo sus estupendos escritos que se está refiriendo a los hobbies, porque me parece siempre que también aplica a otros mundillos, jeje. Gracias Sr. Burt, cuando ataquen mi nido haré lo que esa avesilla =)

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...