lunes, 28 de mayo de 2012

Mesa clandestina sobre el estado del Steampunk en España



En la pasada Convención Steampunk celebrada en Barcelona, en noviembre del 2011, se realizó la ya anunciada desde hacía meses “mesa clandestina sobre el estado del Steampunk en España”. Al final se presentaron unas 15 personas, más o menos, de diferentes puntos de la geografía española (Galicia, Baleares, Asturias, Cataluña, Madrid,…).

En esta mesa estuvieron sentados los pocos que realmente quisieron saber cómo está el Steampunk en España, sea por un motivo o por otro (indistintamente) y los que querían saber cómo poder ayudar al movimiento para potenciarlo y tirar adelante con él. No hace falta nombrarlos, no hace falta decir quiénes eran, no hace falta poner medallas a todos los presentes, ya que no es una condición indispensable estar en la mesa para darse a conocer, sino poner de su parte después, cada uno en su zona, cada uno a su manera, cada uno con el trabajo, el sudor y el esfuerzo, no para darse a conocer a sí mismos, sino sólo al movimiento. En ella se abordaron temas de cómo está el panorama a nivel de grupos y asociaciones, las tendencias culturales, de estética e ideología que está empujando desde otros países y como afecta en España.

Lo primero en lo que todos, absolutamente todos los presentes estuvieron de acuerdo, por encima de otros temas y por tener diferentes formas de ver otros temas, es en la falta de apoyo entre los diferentes grupos de retrofuturismos en España, en la irracionalidad, no sólo de no apoyarse entre ellos o de poner impedimentos, así como en la obsesión de separase y crear pequeños grupos aislados e independientes, por el simple hecho de tener formas de vista diferentes de la visión del Steampunk en España (y sólo diferentes, no radicales). La tendencia de vender humo, ofrecer cosas y no cumplirlas, así como decir ser los mejores y desprestigiar al resto de Steampunk que no pertenecen a su grupo. Esta práctica estuvo mal visto por todos los presentes, ya que deja en mal lugar a todo el Steampunk español. Todos y no hubo excepción, estuvieron de acuerdo de que esto es bastante absurdo y se debería poner todos de nuestra parte para que no sólo no sucediese, sino de conseguir unir a los grupos que en la actualidad están disgregados y no tienen demasiado contacto entre ellos.
Es más, hubo incluso gente que anunciaron escribir artículos en sus blogs, de temática Steampunk, para iniciar este trabajo de unión, escribiendo artículos al respecto…  Y de alguno de los presentes que así se comprometieron, incluso con más fuerza que otros, yo todavía no lo he visto, después de 6 meses (promesas, promesas, promesas...).


Se habló de que existen diferentes comunidades de Steampunk, normalmente minoritarias, que no quieren ir en la misma dirección que el resto de comunidades, que el resto del mundo Steampunk, no sólo de España. Pero lo que todos los presentes también encontraron ridículo es que estos grupos minoritarios se enfadan por que el resto de comunidades, las mayoritarias, no van en su misma dirección. Y yo me atrevo a decir que también se enfadan por no pensar ni decir lo mismo que ellos.

En esta “mesa clandestina” anunciada a los cuatro vientos muchos meses antes, se comentó que el Steampunk no sólo es la estética, los cachivaches, las goggles. No, lo que estuvo muy claro es que hay mucho más. En resumen lo que todo el mundo quedó de acuerdo es que Steampunk es cultura. Y no Subcultura, sino CULTURA con mayúsculas. El Steampunk no es un recreacionismo de como fue la época victoriana, no es una forma de vestir idéntica a esa época, ni una forma de pensar, ni una forma de hacer. Lo que está claro es que el Steampunk es un que pudo haber sido si…, un romper con la sociedad de esa época, un protestar por el encorsetamiento de la forma de pensar y de hacer de una época, un época en la que, en parte, se sigue añorando, en especial por sus concepciones, porque fue la época de los descubrimientos, la época de las innovaciones, la época de los grandes inventos. Todo lo que no sea protestatario, lo punk del movimiento, no es Steampunk. Todos estuvimos de acuerdo que alguien simplemente vestido de época, rigurosamente vestido de época, no es Steampunk. No por llevar tres engranajes cosidos en la ropa ya se es Steampunk, no, eso no. Todos, y sin excepción, estuvimos de acuerdo que la parte cultural, la parte filosófica del movimiento es la que hace al Steampunker, no su atuendo. Tenemos a reconocidos Steampunkers españoles que no se han vestido nunca ni con un mal traje de principios del siglo XX. Todos los presentes estuvieron de acuerdo que alguien sólo vestido de época podría tratarse de un recreacionista o de un cosplayer. Hoy en Europa (Inglaterra, Alemania, Francia, Rusia,…) y E.U.A. están el quehacer expansionista de enseñar y presentar la cultura Steampunk a la sociedad. El momento, la época de cosplay terminó. Es más, cantantes con sus videoclips que han hecho más daño que beneficio, son los que han ayudado a dar una imagen de “moda urbana” y hacer que ciertos miembros de otras subculturas se añadan a esta o, simplemente, que nuevos “frikis” (o mejor dicho, que se autoconsideran frikis) creen que este es el “espacio” que buscaban (y a lo mejor sí que lo es, también es cierto). Ahora es el momento de empezar a mostrar la cultura, el arte, la filosofía. Para el cosplayer, ya tenemos a los aficionados al manga. Para vestirse, no cosplayarse, de forma acorde con la cultura, la filosofía y el movimiento Steampunk, también es el momento. Cada cosa para cada cosa. No es necesario mezclar peras con hamburguesas, por el simple hecho de decir que todo es comida.

La mayoría de los presentes estuvieron de acuerdo en que en ese momento, en el momento de sentarse en la mesa clandestina, que la tendencia actual de la estética está sobre la ideología, pero que deberían poner de su parte para cambiarlo, siguiendo el ejemplo de otros países. No todos estaban de acuerdo con ello, no estaban todos de acuerdo en que la estética mandaba sobre la ideología. Aunque en lo que si estaban todos de acuerdo es en moverse para paliar esto.

Pues en eso están la mayoría de los que estuvieron presentes en la mesa. Otros no sólo no cumplen sus promesas, sino que hacen lo posible para que los acuerdos llegados de buena fe y con ilusión no lleguen a buen término. Afortunadamente somos más los que estubimos presentes que estamos por la labor, que los que estubieron y no lo están.

Así que ya sabemos los que estamos en el movimiento para arrimar el hombro y dar a conocer culturalmente el Steampunk en España, y los que sólo están para darse a conocer ellos.

Saludos.
Papá Vader.

martes, 15 de mayo de 2012

LAS 10 TÉCNICAS DE MANIPULACIÓN MEDIATICA DE NOAM CHOMSKY

Hoy no voy a escribir nada, ya que copiare lo que acabo de encontrar en Internet.

Son las 10 técnicas de manipulación mediática. Conozco a bastantes que están intentando hacer algunas de ellas... afortunadamente sólo intentando. Si fuesen realmente conocedores de como hacerlo, que si fuesen inteligentes en definitiva (traducción), hace tiempo que lo habrían hecho mejor, francamente.

El lingüista Noam Chomsky 


  1. La estrategia de la distracción El elemento primordial del control social es la estrategia de la distracción que consiste en desviar la atención del público de los problemas importantes y de los cambios decididos por las élites políticas y económicas, mediante la técnica del diluvio o inundación de continuas distracciones y de informaciones insignificantes. La estrategia de la distracción es igualmente indispensable para impedir al público interesarse por los conocimientos esenciales, en el área de la ciencia, la economía, la psicología, la neurobiología y la cibernética. ”Mantener la Atención del público distraída, lejos de los verdaderos problemas sociales, cautivada por temas sin importancia real. Mantener al público ocupado, ocupado, ocupado, sin ningún tiempo para pensar; de vuelta a granja como los otros animales (cita del texto ‘Armas silenciosas para guerras tranquilas)”.
  2.  Crear problemas y después ofrecer soluciones. Este método también es llamado “problema-reacción-solución”. Se crea un problema, una “situación” prevista para causar cierta reacción en el público, a fin de que éste sea el mandante de las medidas que se desea hacer aceptar. Por ejemplo: dejar que se desenvuelva o se intensifique la violencia urbana, u organizar atentados sangrientos, a fin de que el público sea el demandante de leyes de seguridad y políticas en perjuicio de la libertad. O también: crear una crisis económica para hacer aceptar como un mal necesario el retroceso de los derechos sociales y el desmantelamiento de los servicios públicos.
  3.  La estrategia de la gradualidad. Para hacer que se acepte una medida inaceptable, basta aplicarla gradualmente, a cuentagotas, por años consecutivos. Es de esa manera que condiciones socioeconómicas radicalmente nuevas (neoliberalismo) fueron impuestas durante las décadas de 1980 y 1990: Estado mínimo, privatizaciones, precariedad, flexibilidad, desempleo en masa, salarios que ya no aseguran ingresos decentes, tantos cambios que hubieran provocado una revolución si hubiesen sido aplicadas de una sola vez.
  4. La estrategia de diferir. Otra manera de hacer aceptar una decisión impopular es la de presentarla como “dolorosa y necesaria”, obteniendo la aceptación pública, en el momento, para una aplicación futura. Es más fácil aceptar un sacrificio futuro que un sacrificio inmediato. Primero, porque el esfuerzo no es empleado inmediatamente. Luego, porque el público, la masa, tiene siempre la tendencia a esperar ingenuamente que “todo irá mejorar mañana” y que el sacrificio exigido podrá ser evitado. Esto da más tiempo al público para acostumbrarse a la idea del cambio y de aceptarla con resignación cuando llegue el momento.
  5. Dirigirse al público como criaturas de poca edad. La mayoría de la publicidad dirigida al gran público utiliza discurso, argumentos, personajes y entonación particularmente infantiles, muchas veces próximos a la debilidad, como si el espectador fuese una criatura de poca edad o un deficiente mental. Cuanto más se intente buscar engañar al espectador, más se tiende a adoptar un tono infantilizante. Por qué? “Si uno se dirige a una persona como si ella tuviese la edad de 12 años o menos, entonces, en razón de la sugestionabilidad, ella tenderá, con cierta probabilidad, a una respuesta o reacción también desprovista de un sentido crítico como la de una persona de 12 años o menos de edad (ver “Armas silenciosas para guerras tranquilas”)”.
  6. Utilizar el aspecto emocional mucho más que la reflexión. Hacer uso del aspecto emocional es una técnica clásica para causar un corto circuito en el análisis racional, y finalmente al sentido critico de los individuos. Por otra parte, la utilización del registro emocional permite abrir la puerta de acceso al inconsciente para implantar o injertar ideas, deseos, miedos y temores, compulsiones, o inducir comportamientos…
  7. Mantener al público en la ignorancia y la mediocridad. Hacer que el público sea incapaz de comprender las tecnologías y los métodos utilizados para su control y su esclavitud. “La calidad de la educación dada a las clases sociales inferiores debe ser la más pobre y mediocre posible, de forma que la distancia de la ignorancia que planea entre las clases inferiores y las clases sociales superiores sea y permanezca imposible de alcanzar para las clases inferiores (ver ‘Armas silenciosas para guerras tranquilas)”.
  8. Estimular al público a ser complaciente con la mediocridad. Promover al público a creer que es moda el hecho de ser estúpido, vulgar e inculto…
  9. Reforzar la autoculpabilidad. Hacer creer al individuo que es solamente él el culpable por su propia desgracia, por causa de la insuficiencia de su inteligencia, de sus capacidades, o de sus esfuerzos. Así, en lugar de rebelarse contra el sistema económico, el individuo se auto desvalida y se culpa, lo que genera un estado depresivo, uno de cuyos efectos es la inhibición de su acción. Y, sin acción, no hay revolución!
  10. Conocer a los individuos mejor de lo que ellos mismos se conocen. En el transcurso de los últimos 50 años, los avances acelerados de la ciencia han generado una creciente brecha entre los conocimientos del público y aquellos poseídos y utilizados por las élites dominantes. Gracias a la biología, la neurobiología y la psicología aplicada, el “sistema” ha disfrutado de un conocimiento avanzado del ser humano, tanto de forma física como psicológicamente. El sistema ha conseguido conocer mejor al individuo común de lo que él se conoce a sí mismo. Esto significa que, en la mayoría de los casos, el sistema ejerce un control mayor y un gran poder sobre los individuos, mayor que el de los individuos sobre sí mismos.
“Reproduzca esta información, hágala circular por los medios a su alcance: a mano, a máquina, a mimeógrafo, oralmente. Mande copias a sus amigos: nueve de cada diez las estarán esperando. Millones quieren ser informados. El terror se basa en la incomunicación. Rompa el aislamiento. Vuelva a sentir la satisfacción moral de un acto de libertad. Derrote el terror. Haga circular esta información”.

Saludos.
Papá Vader

jueves, 10 de mayo de 2012

Hoy no me encuentro


Hoy no me encuentro en uno de mis mejores días emocionales. No estoy ni tan siguiera entre dos aguas. Estoy muy perdido en ciertas profundidades abismales, en cierta desazón sinsentido que me ha llevado mi mente, ese enemigo común que todos tenemos, ese que poco a poco te va mermando tus ilusiones, que te va minando el terreno labrado, ese que si pudiese, hace muchos años hubiese ahogado en el agua de mar de algún océano perdido de la mano del Hacedor.

El motivo de estar así… no importa, hoy por esto mañana por aquello; hoy para mí por los cuchidriles azules y mañana para ti por los curredelos verdes. 

Qué más da.

Cuando estamos en estas guisas es cuando todo nos parece impertinente, es cuando todo nos parece injusto, es cuando nos cuesta entrar en razones, más por la espesura de la niebla matutina que descansa en nuestra zona del razonamiento mental y personal, es cuando no deseamos ni que nos den los buenos días, ya que no deseamos dar a nadie algo que en esos momentos creemos que es más nuestro que de nadie más.

Hoy, que estando de estas guisas, me entero de que hay gente que, sea de la profesión que sea, del hobby que sea, político, abogado, parado o estudiante, que dicen cosas sin sentido, desmentidos de lo que dijeron ayer, trolas atroces contrarias a lo que se pueda demostrar, insultos varios y faltas de respeto sin tapujos, sin veladuras, sin cesura, sinrazón.

Hoy que me entero que un pulpo es un kraken, que un alguien vaneado de un foro por desprestigiarlo es la víctima de una conspiración, que todos los funcionarios son los mayores trabajadores de España, los que menos cobran, los únicos que tiran de la economía de España, los que más se resienten de la situación actual, que un parado hoy es porque quiere serlo, que los políticos nunca dicen sandeces y son verdades como puños lo que sale de su boca, que nunca se equivocan y que no se contradicen constantemente, que el insulto no es falta de respeto, que es socialmente bien visto y que es lo que está de moda, que un “moderno” es el que está con la verdad absoluta de la tendencia actual, el que más sabe de cultura, el que más sabe de lo que le conviene e interesa al resto de la humanidad, que escribir una opinión es discutir, pelearse con todo el mundo y que es obligación del escribiente el hacerlo, que opinar es sinónimo de pelea, que protestar es un atentado contra la humanidad, un terrorismo de estado, un asesinato en potencia, que no contestar al que te insulta es síntoma de infantilismo, que no doblegarte ante el que abusa de ti es antisocial, que decir citas de famosos es la más cool, aunque no se sepa que quiere decir, aunque se utilice erróneamente, aunque se ponga para parecer ser el “moderno” de antes, que…

Hoy no me encuentro en uno de mis mejores días emocionales. No estoy ni tan siguiera entre dos aguas. Estoy muy perdido en ciertas profundidades abismales.

Hoy me entero que el que dice la burrada más gorda, la mentira más descarada, el insulto más ofensivo, es el tipo más guay del universo mundial, el más cool, el más moderno, el triunfador, el dueño y señor del resto de individuos de la faz de la tierra, el que es persona y está por encima del bien y del mal, el que es posee la verdad absoluta por encima del resto de verdades, el que tiene el derecho de cambiar la historia universal, el que…

Francamente al final no sé si hoy no me encuentro en uno de mis mejores días emocionales, o es que el calor ha afectado a la mente de gente, de mucha gente, que les ha afectado hasta el punto de derretirles la parte de cerebro que le ayuda a discernir lo que está bien de lo que esta mal, de reconocer sus propios errores, de reconocer sus propias responsabilidades, de reconocer sus propias limitaciones.

O tal vez sí.

Tal vez hoy me encuentro en uno de mis mejores días emocionales. Tal vez no estoy ni tan siguiera entre dos aguas. Tal vez no estoy muy perdido en ciertas profundidades abismales, tal vez tampoco en cierta desazón sinsentido que me ha llevado mi mente, ese enemigo común que tal vez todos tenemos, ese que tal vez poco a poco te va mermando tus ilusiones, que tal vez te va minando el terreno labrado, ese que si pudiese, hace muchos años seguro que hubiese ahogado en el agua de mar de algún océano perdido de la mano del Hacedor.

Papá Vader.

sábado, 5 de mayo de 2012

Odiar por odiar




La gente realmente no te odia, se odian a sí mismos por no ser como eres tú

Esta frase lapidaria, real como la vida misma, es uno de los conceptos más básicos dentro de psicología… o por lo menos es lo que los psicólogos te dicen cuando encuentras a alguien que te odia.

Pero es cierto, los “odiantes” suelen odiar a todo aquel que ha conseguido algo que él anhelaba con fuerza. O que la persona a la que odian tiene una forma de ser o de hacer que ellos quisieran para si mismos. Es tan cierto como que necesitamos el suelo para caminar.

El odio y la envidia son las formas más sinceras de la gente de mostrar su admiración por ser como eres y lo que nunca podrán ser ellos.

Y todo esto viene porque existe gente que hecha todos sus problemas en lo ajeno y descarga todas sus frustraciones echando la culpa al resto de la gente, a la sociedad, a los conocidos, a su círculo de más allegados. Una cosa es criticar, de forma constructiva y sin obsesionarse con alguien en concreto, y otra muy diferente es odiar a otras personas, sólo usando escusas absurdas de porque ese odio.

Una cosa es criticar lo hecho por alguien para que se sienta aludido y mejore su comportamiento, más por reconocer lo hecho que por una obligación, y la otra criticar por criticar. Esto último es una forma débil de odio, aunque muchos no quieran reconocerlo.

Cuando alguien critica por criticar, es porque existe un odio profundo contra lo que se está criticando, bien sea una persona, bien sea una entidad, bien sea la sociedad que nos rodea. Pero ello es porque en el fondo hay un odio contra uno mismo y necesita sacarlo, aunque sea buscando una excusa y no reconociéndolo.

Esto sol3mos verlo en el típico trabajador por cuenta ajena que no consigue dejar de ser esclavo trabajando para su jefe, está frustrado ya que le gustaría independizarse, ser autónomo, dándole las culpas al empresario y al gobierno de su situación, y lo que tendría que hacer es achacarse la culpa  a su miedo a hacerlo. También lo solemos ver en el típico personaje que está en un hobby pero no consigue destacar por encima ni de sus compañeros de grupo ni por encima del resto de aficionados del hobby (gracias al Facebook y los Foros, esto es el pan nuestro de cada día), por lo que empieza a criticar a las otras entidades, a los otros grupos, a la gente del hobby de otras entidades, llegando al final a criticar a sus propios compañeros, achacándoles el mal funcionamiento de las cosas y que son todos ellos los que no le permiten avanzar, crecer, “ser alguien”, se enfurece un montón cuando hablan bien de una agrupación, del hobby… Y todo porque él no es valiente ni es capaz de hacer lo que realmente quiere. Así que cuando criticamos, llegando al insulto, a la falta de respeto, realmente nos estamos criticando a nosotros mismos de eso de lo que criticamos.
Esto me recuerda algo que hace poco leí en un artículo al respecto del tema de criticar: “el articulista comentaba que criticar contra el capitalismo y el consumismo, pero seguir viviendo en un país capitalista y consumista, es una total hipocresía, ya que alguien que realmente no cree en el consumismo ni en el capitalismo no vive en un país capitalista, es lógica y más cuando es una persona totalmente libre de largarse dónde quiera, simplemente es una queja contra si mismo y como digo siempre, si te quejas de dónde vives lárgate a un país donde no haya ni capitalismo ni consumo y la única forma de demostrarlo no es diciendo no consumes (MENTIRA), sino que la única forma de demostrar que no apoyas al consumismo ni al capitalismo es irte a vivir a un lugar dónde no hay ni capitalismo ni consumismo, lo demás, palabrerías o todo lo que puedas decir y hacer no sirve absolutamente de nada”.

Existe gente que odian a Bill Gates, porque es un millonario sádico aunque la realidad es que odian que él es el que tenga tantísimo dinero y no ellos. Cuando odies algo, cuando cojas manía a algo pregúntate realmente a quién estás odiando, si a otra cosa o a ti disfrazado de otra cosa.

Si realmente pudiésemos aprender a querernos a nosotros mismo, cosa esencial en este juego llamado vida, veríamos con otra perspectiva todo lo que nos envuelve y con mejores ojos a la gente que nos rodea. En Internet podemos ver como existen miles de personas que se pasan la vida triste y deprimida, criticando a otros que escriben porque hacen más cosas o escriben mejor que ellos, porque no se quieren a sí mismos. Se odian por no conseguir lo que otros hacen o tienen, se odian como son, se maldicen a sí mismos.

A todos ellos, aunque sé que la mayoría han dejado de leer este artículo a mitad del mismo, diciendo que todo esto son chorradas, que no va con ellos, o simplemente que no le interesa este artículo, sólo puedo decirles una cosa: antes de criticar, de odiar a otros, tomaros un simple minuto y miraros en el espejo, intentad decir lo que vais a escribir mirándoos a los ojos; y si habéis podido decirlo todo sin apartaros de vuestra propia mirada, entonces, escribidlo, entonces decidlo, sino mejor callarse, que es más sabio el que sabe sin decirlo, que el que dice saber. No importa quienes son los demás, ni lo que hacen, ni lo que consiguen, ni lo que tienen. Lo primero, antes que nada, debemos aceptarnos tal como somos y querernos sobre todas las cosas.

Saludos.
Papá Vader.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...