domingo, 23 de marzo de 2014

Padre no hay más que uno.




Nueva camiseta de Papá Vader, de regalo de cumpleaños. 

Mis pequeñas Jedis, son un amor de hijas.

jueves, 20 de marzo de 2014

AT-AT de madera de Hijo Vader



Mis niños crecen y se les tiene que hacer entender que no pueden molestar a Papá Vader todo el rato, tiene el costoso trabajo de dominar el universo.

Por ello les he comprado una At-At para que se diviertan.



Y, francamente, está muy contento, y si no ved la cara de felicidad del chiquitín.



Papá Vader.


martes, 18 de marzo de 2014

Indignados e Intolerantes.




Cuando el movimiento 15M puso en el candelero una palabra que parecía que poca gente conocía, esta se ha puesto de moda y ahora todo el mundo la utiliza como propia para todo: Indignado



Sólo debemos pasearnos un rato por las redes sociales, en especial por Facebook, esa bestia sanguinaria que devora todo y a todos, para ver como constantemente hay gente indignada por casi cualquier motivo de fuerza mayor: que el gobierno suba impuestos, que el gobierno abola el aborto, que el gobierno no de explicaciones, que los que roban a manos llenas salgan impunes de la justicia, que el pobre hombre que no tiene nada, lo encarcelen por coger una barra de pan de 0’60 céntimos. Todo estos ejemplos son motivos más que suficiente para indignarse, para salir a la calle, para iniciar una revolución y, si es preciso, sacrificar en ella la propia vida para dar algo mejor a nuestros hijos.



Realmente es indignante… pero curiosamente los que más se indignan en los medios sociales por estos temas, son de lo que menos se indignan y de lo que menos se quejan.



Si tomamos atentamente el FB y, sin navegar demasiado, sólo unos 5 ó 6 post colgados en el muro general, podemos ver como hay gente que realmente está tan indignada que se rasgarían las vestiduras. Gente que se indignan por un concepto, tema o “chorrada suma” que pueda pasarle por la cabeza al escribiente en ese momento, y que al día siguiente ni se acordará de haber posteado nada de ello.



Podemos ver como hay gente que se indignan porque alguien tiene una opinión sobre un tema, diferente a lo que ellos piensan; indignados porque querían ir a ver al cantante cuchidriles y se han quedado sin plazas; indignados porque querían que le hubiera salido tal cosa o tal otra y no les ha salido como habían imaginado (se habían imaginado con un abrigo de piel del oso, antes de cazar al oso); indignados porque aun habiéndoles salido lo que querían, no era ni de la forma que querían ni del color deseado; indignados porque quieren ser los más mejores en el mundo mundial, los number one, a los que les hacen todas las entrevistas, los que les piden consejo, los que quieren que se les invite como ponentes en conferencias de renombre internacional, y se quedan con que no les pasa nada de ello, aun no habiendo hecho nada, nada, nada al respecto para ganarlo, ni trabajando, ni recogiendo conocimiento de ello.



Indignados porque no les salen las cosas que quieren y como quieren, dándoles las culpas a otros, sin reconocer que ellos son los únicos culpables de todo lo que les pasa. Sin querer saber que los que lo han conseguido lo han trabajado, lo han sudado; pero siguen sin gastar tiempo y recursos para poder llegar a ese punto. Indignados porque aun sin hacer nada por lo que quieren que se les reconozca, no consiguen que se fijen en ellos.





Tenemos que recordar que el movimiento 15M dejaron constantemente dos palabras conjuntas: Indignados y Tolerantes.



La tolerancia es aquella cosa que muchos desconocen por completo: el respeto hacia las opiniones de los demás… o por lo menos así reza en el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española.



Por esto mismo, y como ya han tergiversado la primera palabra, no les importa en absoluto ser Intolerantes con los demás,  todo lo contrario que es lo que la sociedad pide en estos momentos. Pero eso si, a pesar de ello, se llenan la boca diciendo que ellos son los mayores tolerantes del mundo mundial.



Realmente la misma gente que están indignados por el granito de pus que le ha salido en la cara, son plenamente intolerantes porque no toleran que otros tengan personalidad y opinión propia. No toleran que otros opinen de forma diferente y que esto pueda dejarles a ellos en ridículo. Hace ya años un “indignado e intolerante” profesional acusó a una serie de gente que por no tener la misma forma de pensar que él, que estaban encorsetados y que no dejaban respirar a la gente. El tiempo ha demostrado que era todo al contrario, pero en fin.



Hoy puedes encontrarte a gente en diferentes mundillos, aficiones o movimientos que si no piensas como ellos, o dices las cosas de la forma que ellos quieren que sean dichas, que no les veneras como a un dios y no les haces publicidad gratuita por doquier, o no les haces el trabajo pensando en ellos y, antes de decirlo tu, no se lo cuentas a ellos para que ellos puedan decirlo antes que tu y hacerse suyo la idea, entonces eres un “mal royero”, el malo de “su” película, un diablo personificado y alguien, en definitiva, sin derecho a vivir.



Ante gente así lo primero que te viene a la mente es sólo una frase bien simple:
Adiós y déjame en paz.



Aunque tengo que deciros, por experiencia propia y ajena, que no hos dejarán en paz, por mucho que lo intenteis. Por ello lo mejor en simplemente ignorarlos, pasar de ellos. Ellos por su lado y vosotros por el vuestro. Y aun así, esta gente perniciosamente indignada e intolerante la tendremos a nuestro alrededor durante mucho tiempo… no tienen ni otra cosa que hacer ni otras aspiraciones.



Papá Vader.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...