miércoles, 27 de marzo de 2013

Respeto y Responsabilidad





Mmmm… Hoy voy a hablar de un tema muy escabroso para algunas personas, un tema taboo, un tema que mucha gente confunde, un tema que hay gente que odia: El respeto y la responsabilidad.



Pero antes de comentar que hay gente que le supera su miedo a estas dos palabrejas, lo mejor es primero, y antes que nada, sabe realmente que es cada cosa.



Respeto.

Según la real academia de la lengua española, dice que Respeto es: Miramiento, consideración, deferencia hacia otra persona.

O sea, tratar al prójimo con atención, seriedad y decoro, con cortesía, comedimiento, atención y buen modo, en las acciones y palabras a una persona. O lo que es lo mismo, no insultar ni de forma directa o indirecta, entre otras cosas, y tratarlo de la misma forma que nos gustaría que ellos nos trataran a nosotros.



Responsabilidad.

Según la real academia de la lengua española, dice que Responsabilidad es: Capacidad existente en todo sujeto activo de derecho para reconocer y aceptar las consecuencias de un hecho realizado libremente por él.

O sea, es la capacidad de toda persona de asumir todo aquello que dice y hace, conllevando como consecuencia la obligación de reparar y satisfacer, por sí o para otra persona, la consecuencia de lo hecho o dicho, asumiendo la culpa si con ello implica, por ejemplo, una falta de respeto, una difamación o un trabajo mal hecho. Ser responsable implica credibilidad, ser una persona digna de crédito, con reputación o con fama.






Bien, una vez explicado esto, y ya sé que alguno dirá que lo puesto aquí no es ni por asomo lo que significan estas palabrotas (o que aun así sigue sin entender el idioma español), se debe hacer una mención especial a todos aquellos que se saltan a la torera todo esto, ya que parece ser que es más fácil y “tener menos responsabilidad” el obviar estos conceptos y hacer todo lo contrario.



Todos nosotros nos hemos encontrado en más de una ocasión al típico personaje que se dedica a insultan y a reírse de las personas, bien por mofas, indirectas u otra de las muchas acepciones que en la lengua española posee, tan rica en diferentes conceptos para denominar matices diferentes. Todos hemos oído o leído (esto va más por lo que últimamente podemos ver en las redes sociales), que este tipo de gente, mientras que por un lado faltan el respeto a otro por lo que ha hecho o dicho, bien sea por haberse equivocado o simplemente por tener una opinión diferente que el individuo en cuestión, lo más común actualmente en las redes sociales, se dedica a reírse públicamente del segundo, mofándose, insultándole, faltándole el respeto de multiples formas, y poniendo en contra a más gente a base de bulos y difamaciones, para después llenarse la boca con proclamar el respeto para él y la gente de su alrededor, en cuanto alguien protesta, incluso de forma educada, llamando a la seriedad y responsabilidad de lo que hace. Es muy típico leer algo por el estilo de:


Individuo 1.

- He decidido pintar de color Rojo Impoluto la bicicleta de mi abuelo, para preservarla de la intemperie y evitar que vuelva a aparecer el oxido en ella.

Individuo 2

- Joder, lo que ha hecho este tipejo, con menos cerebro que un mosquito, juas juas juas. Ha desgraciado una bicicleta vieja sólo para poder lucirse con ella, el muy jodido. A personajes así no se les debería ni permitir el poder tener bicicletas como esta, o no tener derecho a existir en la faz de la tierra.

Individuo 1

- Perdón individuo 2, pero no es necesario el insultar ni el faltar el respeto, más teniendo en cuenta que el color original de esta bicicleta de época, era justamente el Rojo Impoluto.

Individuo 2

- ¿CÓMOOOOOO? Yo no te he insultado ni faltado el respeto a nadie, y quien me tiene que respetar eres tú a mí, más teniendo en cuenta que me importa una mierda si la bicicleta originalmente era de color cachumbo o de verde melón. Y si quieres volver a dirigirme la palabra, antes debes pedirme perdón por lo que me has dicho, so memo.



Aunque posiblemente con otras palabras, sobre otro tema y en otro contexto, ¿quién no ha leído esto o le ha pasado como Individuo 1?

El Individuo 1 comenta un tema sobre una bicicleta de época (que no es lo mismo que una bicicleta vieja), mientras que el Individuo 2 que bien puede ser que por envidia (por norma general) o por el simple hecho de querer tener una posición dominante, se dedica a faltar el respeto, riéndose de lo que ha dicho/hecho, insultándole de forma velada (cerebro de mosquito, que para algunos esto no es un insulto), incluso hacer comentarios de mofa y desprecio hacia la persona (no tener derecho a existir en la faz de la tierra, que algunos también consideran esta expresión como legítima y no de falta de respeto…).



A estas alturas, hay gente que cuando lee esta conversación pueden sentirse,

a.- Totalmente identificado con el Individuo 2, por lo que opinarán que este artículo va exclusivamente dirigido a ellos, y no querer reconocer la responsabilidad de hechos realizados similares.

b.- Totalmente en contra de este ejemplo, ya que opinarán que esto no es faltar el respeto, sino que el Individuo 2 está dando una opinión de forma libre, personal y objetiva sobre el tema en concreto.


Enhorabuena!!! Si opinas de alguna de las dos maneras, no necesariamente con estas mismas palabras, es que realmente eres una persona irresponsable y que tu objetivo en la vida es faltar el respeto a todo ser viviente, en especial a todo el que piense de una forma diferente a la tuya.



¿Cómo contrarrestar a este tipo de Individuo 2? Muy fácil, no continuar con la conversación, ya que no merece la pena, por no llevar a ningún sitio ni aportar nada constructivo, por mucho que patalee, insulte o amenace de múltiples formas y maneras, no dándole pie a seguir con la conversación. Son más próximos a un Troll que a una persona coherente. A pesar de ello, este tipo de personas se rodean de gente que suelen aplaudir estas intervenciones, dando pie a auto contestarse y herirse a sí mismos de una forma totalmente independiente, aunque acusará al ausente y silencioso Individuo 1 de ser el que ha contesta y el que le ha insultado en reiteradas ocasiones, aunque la realidad es que todo ha sido alimentado por él y su “séquito de niños perdidos”.



Y no os preocupéis, en cuanto lo hacen un par de veces y hemos hecho mutis, suelen desaparecer durante largas temporadas, aunque pueden reaparecer de forma esporádica de tarde en tarde, pero sin insistir mucho más.



Saludos

Papá Vader.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...