lunes, 21 de marzo de 2016

Manipuladores de trastienda.



Como ya sabemos, el buen rollismo sigue estando de moda. Cada vez menos, ya que la gente ha empezado a darse cuenta de ellos, pero sigue estando de moda

El buen rollismo por delante, pero las puñaladas traperas por detrás.

Y entre estos “buenos buenísimos”, amigo de sus amigos y nunca están haciendo nada… a la vista, podemos encontrar a los manipuladores de trastienda.

¿Y que es un manipulador de trastienda?

Son aquellos que a solas, “en la trastienda de la bodeguilla”, con un vaso de vino, cerveza o cualquier otro elixir “hipnótico”, va socavando la personalidad del débil, para que se convierta en “su portavoz”, en su gladiador, en el sacrificio de los dioses de la hipocresía y de la traición.

Todos conocemos muchos de estos, demasiados diría yo, algunos reconocibles, otros, hasta que no te la “meten doblada” no los ves ni llegar. Son aquellos que te ponen buena cara y bonita sonrisa, te adulan y te dicen lo “bueno que eres” en esto y en aquello. Podríamos definirlos como “excesivamente” empalagosos, demasiado dulzones y almibarados, como aquellos pastelitos que te acaban dando acidez en el estómago de forma inmediata y caries en los dientes, a la corta.

Se peculiarizan en que siempre te dicen lo que realmente quieres oir, no la verdad dura y cruel, aunque después puedas escuchar que al de un poco más allá comenta que tu eres todo lo contrario de cómo te ha dicho a ti que eres.


Pero vayamos por parte, Jack.

Esta gente “fuera de la trastienda”, suele ser muy callada. Curiosamente siempre están cerca del conflictos, pero que cuando empiezan, se quedan rápidamente en segundo o tercer plano. Son los que “misteriosamente” convencen de forma muy rápida a algún exaltado, para que se lancen a la arena del circo romano, sólo con el taparrabos, para que sea el primero en arremeter contra otro; y todo para salir más tarde como el pacificador, el “salvador” de la situación. Pero no os engañéis, la han provocado y la han dominado desde el principio hasta el final. Sus “manipulados” son como peones de ajedrez, como pañuelos de papel; desechables y consumibles en el fuego de la estupidez.

Son aquellos que nunca se mancharán las manos y aun pudiésemos demostrar que ellos han manipulado a la gente, siempre les queda decir aquello de “ellos (los manipulados) son los que han tomado la decisión, yo sólo ha comentado una opinión”.

Si conoces a un manipulador de trastienda, ten en cuenta que realmente es una variación, muy cobarde, del “manipulador psicológico (http://papavader.blogspot.com.es/2014/05/gente-toxica-como-detectar-un.html).

Lo detectarás rápido porque te ofrece de palabra todo lo que necesites y él lo tienes. Poseen una verborrea muy sofisticada, que “encanta” a los “menos agiles”, y muestran humanidad, tolerancia y simpatía. Empatizan rápidamente con su interlocutor y hará creer que sus palabras son tuyas. Se presentan ante ti como víctimas de lo que está pasando. Son derrotistas, negativos, extremos, llorones, teatreros y desgraciados. Jorr!, ¡es que todo les pasa a ellos!... El mundo está muy mal repartido y todas las desgracias caen sobre su persona. Ellos obran siempre bien, mejor que nadie, no cometen errores, son educados y prudentes. Aunque es su percepción, e intentarán hacerte creer que es así, que son unas víctimas de los malos malosos.

Mienten más que parpadean. Y encima exigen que seamos totalmente sinceros con él, o todas las desgracias te caerán a ti… aunque de entrada te puede caer una bronca descomunal y sin comertela, por no decir todo lo que sabes… Mienten de tal manera que son capaces de la avioneta que está volando sobre vosotros, realmente es una vaca voladora y, desgraciadamente, te lo acabarás creyendo.

Una vez ha terminado el conflicto para el cual te ha utilizado, no querrá rendir cuentas y, tenlo muy claro, siempre demostrará que tu eres el único culpable de lo que ha pasado; haya sido él el ganador o  el perdedor, da igual, Lo serás siempre, aunque demuestres que él se está equivocando. Y si es preciso, vuelve a liarlo todo, para que así parezca.

Olvidémonos de ellos, y en la medida de lo posible, alejémonos de su camino. Pero una vez se han asentado en tu regazo, quitártelos de encima son difíciles. Sólo te quieren para usarte como arma arrojadiza y si consiguen usarte, los tendrás como una sombra detrás de ti, si no tienes previsión de tratarlos con total indiferencia, diga lo que diga de ti a los demás.

Papá Vader.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...