Los comentarios en el Blog




En este blog, como en muchos otros, los comentarios deben ser consecuentes con el contenido del artículo, por lo que incluir enlaces para dar a conocer sites propios no están permitidos y serán rechazados sin piedad por muy interesantes que puedan ser. Sólo los que se demuestre que tiene algo que ver con el tema y que aporten algo interesante al mismo serán publicados. Los comentarios en los que se haga publicidad de cualquier clase, por bienintencionada que sea, se considerarán spam y recibirán el mismo trato.

En cuanto al tono de los comentarios, solo indicar que “mi blog, mis reglas, y al que no le guste, que no lea”. Quien sea educado posteará sin problemas. Flamers, trolls o cualquiera que me irrite será obviado sin mención. Si no aparece vuestro comentario es que ha sido bloqueado por algo.

Recibir mails amenazadores, francamente, me importa bien poco y miedo, es lo último que me da, ya que es pena o risa -o ambas cosas- lo único que puede dar.

Insultar de forma directa o indirecta no es de persona y considero que escribo para ellos. Decir que eres tonto o que eres poco inteligente, es insulto de una o de otra forma, más camuflado o no, pero insulto al fin y al cabo.

Imponer un criterio sobre lo que escribo, a la fuerza, al estilo L’Oreal, “porque yo lo valgo”, no es ni de recibo. Sólo si se desarrolla, se razona y se demuestra es la única manera que un servidor pueda cambiar su criterio. Así es y así ha sido siempre en mi vida, no es algo nuevo en mi, como algunos, más allegados, ya conocéis.

Dictaminar si puedo o no escribir sobre un tema en concreto sólo soy yo la única persona que puede determinar si hacerlo o no. Comentarios como “¿Quién te da derecho a crear este blog sin mi consentimiento?”, que cierta persona me escribió hace más de un año, desaparecido ya del movimiento Steampunk internacional, no merece más que recordarlo como anécdota divertida a contar entre amigos, ya que alguien que llega a poner esto está muy claro que tiene problemas psicológicos graves (y francamente, debo hacer un gran esfuerzo para recordar su nombre… y ahora no caigo como se llamaba). Y evidentemente, “será obviado y sin mención”.

Así que por favor, los trolls, flamers y otros maleducados en general, abstenerse de seguir escribiendo comentarios indignos en mis blogs.

Saludos,
Papa Vader.

Comentarios

  1. Estoy plenamente de acuerdo, y al que no le guste carretera. Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario