jueves, 7 de julio de 2016

¿Critica o envidia?

Allá por donde vamos siempre escuchamos a gente que se erige como sabedor universal de muchos temas, profesor en excelencia de algún tema en concreto y gurú del mojados de los bajos de los niños pequeños.

Es curioso como podemos escuchar al entendido de pelo canoso criticar si un jugador de futbol ha hecho bien o mal un pase, cuando el que lo dice, no ha jugado nunca a futbol, más que en el solar de la escuela, cuando era pequeñito, y ahora, posiblemente desde hace más de 30 años, con su barriguita cervecera, la única pelota que ha tocado es la que le ha regalado a su hijo, nieto o ahijado.

Pero tengamos claro que esto no es exclusivo del ambiente deportivo. NO!!

En el maquetismo es más curioso aun, escuchar como hay gente que son muy doctos en el tema de acabados, que no han hecho nunca ni una miserable maqueta  mínimamente en condiciones, sin saber usar correctamente ni el pegamento que usa (los que usan superglue para todo, y dejando el goterón, para que enganche mejor), que si usan aerógrafo sólo para imprimar (si lo hacen alguna vez) y no saben ni coger  ni usar un simple pincel de forma más o menos correcta. Y decía que son doctos porque son capaces de reírse del trabajo ajeno, determinar que está mal hecho (esta gente nunca dicen que está bien hecho) y, además, si no usas material comercial del fabricante Pepe o del fabricante Joselito, usando otros productos menos comerciales o diferentes, entonces sentencian que ese maquetista “no tiene ni idea de maquetismo”.

Los Doctos en cortos conocimientos existen. Y muchos más de lo  que nos podríamos esperar.

A mí me gustaría ver por una vez en la vida a estos doctos en deporte jugar un partido de futbol.

Y los que tienen el master en maquetismo, que por una vez en su lastimosa y triste vida, entreguen una maqueta terminada, con un mínimo de acabados con una categoría similar a la que exigen a los demás.

O simplemente una figurita pintada por ellos.

Pero sobre todo, deberíamos recordar que la envidia es el homenaje que la mediocridad le rinde al talento.
El mediocre:
Critica lo que hacen otros, pero él no se atreve a hacerlo.
Juzga lo que hacen otros, pero no es capaz de hacerlo.
Desea lo que hacen otros, pero prefiere envidiar antes que hacerlo.


Papá Vader.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...