sábado, 10 de diciembre de 2011

¿Me visto o me disfrazo?




¿Me visto o me disfrazo?
Esta pregunta es muy típica entre todos los iniciados al Steampunk. Y la pregunta es lógica, viniendo de ellos.

Se debe tener muy en cuenta que la mayoría de los noveles provienen de otros estilismos y movimientos, en los que lo visual es predominante, necesario y casi único, como en el caso de todos los que se deben hacer cosplay o aquellos que más que un movimiento, debería llamarse tribu urbana.

Pero el Steampunk es mucho más que un vestuario de disfraz o de identificación visual de una tribu urbana; es un movimiento, una filosofía, un estar, al igual que muchos otros movimientos.

Los Steampunks que han entendido esto desde el principio, o los que llevan más tiempo en el movimiento y han llagado al mismo punto, no se cuestionan si se visten, o se disfrazan y lo llevan a diario cual carnaval. Tienen muy claro que el disfraz es para los adolescentes de 14 – 18 años y el llevar cada día algo puesto en señal de distinción de tribu urbana, se lo dejan a los jóvenes de 18 – 25 años que necesitan sentirse unidos en una familia.

En el artículo de Lis Bushi en http://esteticasteampunk.blogspot.com/2009/02/bases-del-vestuario-steampunk.html, se trata de mostrar un compendio o resumen de lo necesario de todo buen Steampunk precisa conocer para ir correctamente ataviado. No creo que sea necesario volver a hablar del tema nuevamente, si se debe ir así o asá, si es lícito esto o lo otro,… Ya se ha dicho mucho sobre el tema, se ha aconsejado cual es la mejor opción por personas muy entendidas en Steampunk y hay gente que sigue pasando de ello, se desgarran las vestiduras y quieren imponer normas estrictas e inquisitoriales de la forma de vestir y comportarse. Allá ellos.

Sólo se debe recordar que el Steampunk representa un mundo donde la tecnología del vapor continua evolucionando, por lo que la estética capta la moda victoriana y eduardiana, llevándola a una evolución alternativa, capturando diferentes tipos de personajes.

Pero antes de seguir, diferenciar entre vestirse y disfrazarse.
Disfrazarse no es otra cosa que coger a un personaje, real o ficticio, que existe, ha existido o ha sido creado por otra persona, bien en literatura escrita, gráfica (comic) o bien un personaje de película.
Vestirse es crear de cero tu propio estilo. En el caso del Steampunk crear tu propio estilo es definir tu rol o idea que tienes de ello dentro del movimiento.

Por ello lo primero que debemos definir es nuestro rol dentro del Steampunk. Según el artículo de Lis Bushi, utilizado ya en numerosos foros y aceptado en la comunidad como correctísimo, los roles que inspiran definitivamente el vestuario Steampunk son:
El caballero/lady Steampunk. Los más elegantes; aristócratas o burgueses.
El aventurero Steampunk. Es el que más variaciones tiene.
El científico/erudito. Suele haber tendencia sobre todo al científico loco.
El ingeniero/constructor de máquinas/manitas. Mostrando sus ingenios y miembros mecánicos.
El steampirata. Tanto piratas submarinos, como piratas del aire.
El cazador de monstruos. Es el preferido por los "steamgóticos".

Estos son los más usuales o populares, aunque podemos encontrar combinaciones entre ellos. Es usual que en un mismo rol hayan combinaciones como Ingeniero y Cazador", Aventurero e Ingeniero, Científico y Aventurero,…

Recordar sobre todo que la estética Steampunk no surge ni de la estética gótica ni de la neovictoriana.

Lo que sí que es cierto es que la estética Steampunk comparte de ambas estéticas muchos gustos y puntos en común, Lo que sí es cierto es que bastantes góticos y amantes de la estética victoriana se sienten atraídos por el Steampunk y llegan a crear su propia etiqueta, que no quiere decir que sea la única y la correcta.

En el blog http://steampunkyretrofuturismos.blogspot.com/ ya se explican los pasos que suelen realizar los steampunks para componer el vestuario (también aplicable a cualquier otro retrofuturismo), por lo que no está de más recordarlo:
1. Tener clara la base del Steampunk, su esencia: estética de finales del siglo XIX (victoriana, eduardiana, modernista,...), y el vestuario de dicha estética, pero con una evolución propia, y con elementos científicos y tecnológicos del momento. El Steampunk es un retrofuturismo. Si no se tiene claro, ya de entrada no se podrá hacer un vestuario Steampunk.
2. Mirar imágenes por internet. Luego cuando busquéis ropa, la encontraréis con mayor rapidez.
3. Tener claro qué se quiere transmitir con ese vestuario. Esto es importante porque si no se tiene claro, se pueden llegar a tener una imagen poco sólida; contra más claras las ideas, más preciso será el vestuario (vaya, que se pueda decir sin ninguna duda "¡es Steampunk!").
4. Una vez esto, se pueden hacer dos cosas: crear el vestuario de cero, o comprar y transformar ropa. Es raro crearlo todo de cero, siempre hay algún complemento, como algún pantalón, calzado, o otro complemento que se acabará comprando, así que explico los pasos siguientes igualmente.
5. Mirar que hay en nuestros armarios y trasteros. Con especial relevancia la ropa "vintage" o ropa de hace 20 años, o incluso de nuestros padres, abuelos, lo que se tenga, y todo tipo de complementos. Os podéis sorprender al descubrir el Steampunk que teníais cosas compatibles, que ahora parecen mucho más interesantes, o se pueden transformar. Es material gratis y reciclable, y quizá incluso con no sólo valor económico sino sentimental e histórico.
6. Ir de tiendas. Suena muy snob quizá, pero las tiendas, en especial las de ropa barata, y de segunda mano, son una gran fuente de material, la principal. No siempre las tendencias se aproximarán a lo que deseamos, por ello recomiendo dejar ir la mente en blanco, y abrirla a posibilidades, y no tener miedo a coger tijeras, aguja e hilo y transformar la ropa. Os podéis sorprender de vosotros mismos. Os doy unos cuantos consejos para cuando vayáis de tiendas:
o Si no encontráis lo que buscáis, probad con algo parecido, pero si no os convence, no lo compréis. Cuando alguien no está convencido de una compra acabará dejándola abandonada en el país de los calcetines perdidos.
o Mirar mucho. Cansa, pero contra más se amplía la búsqueda, más probabilidades se tiene de encontrar. Os podéis encontrar en la tienda menos pensada una camisa con florituras, o con algún estampado que si no sirve para ir de "Steampunk", puede tener algún engranaje o motivo similar, jejeje.
o Los complementos (cinturones, guantes, bufandas,...) también se pueden transformar añadiendo alguna cosa, como ribetes, llaves o engranajes,...
o No tener ataques compulsivos de compras. Mejor comprar lo necesario -esto es un consejo de sentido común, porque puede pasar lo mismo que en el primer consejo...
o Si no encuentras nada, vuelve a los puntos anteriores. Y si no, sólo queda compra on-line -eso podría ser raro.
7. Ir de compras a rastrillos, tiendas y mercadillos de segunda mano. De todo tipo de objetos, no sólo ropa, allí encontraréis material para hacer complementos, o directamente complementos. Si no los encuentras, te quedan anticuarios y tiendas especializadas en material antiguo (por ejemplo militar), o como último recurso, internet. Cuidado: a veces puede salir algo más barato en un lugar que en otro, no por ser un mercadillo de segunda mano va a ser más barato -y más si te ven interesado en un objeto...
8. Ir a comprar telas. Si se va a hacer de cero, o se necesita para retocar algo, o para hacer pequeños complementos. Es un buen consejo para personalizar. Hay muchos tutoriales por internet que explican cómo hacer diferentes complementos, como coser encima de otros tejidos,... Y será algo único, además. Colores: usualmente marrones, negros, blancos crudos y beige, dorados, mostazas, ocres (amarillos), y como otros, azules, verdes, violetas, rojos, y otros antojos. Motivos: florales de los antiguos (mirar motivos victorianos florales), rayas, geométricos, y encajes.
9. Componer el vestuario. Probarlo. Si es un vestuario casual, no haría falta, pero no estaría de más probar combinaciones para luego no ir con las prisas.
Ya sabemos que hay gente que alza la voz para hacernos creer que su cosplay realmente es el vestuario de su rol, sólo por llevar algo de más o eliminar cosas. No soy quien para criticar si es correcto o incorrecto el llevar eso o aquello, pero no creo que deje de ser un simple cosplay.

Y no nos equivoquemos, por favor: elaborar un rol de nuestro personaje no equivale a creer que somos ese personaje; si es así, tendríamos que empezar a plantearnos que tenemos un problema serio.

También decir que los Steampunks no suelen ir vestidos a diario con “su ropaje” Steamer, ya que, insisto, no somos una tribu urbana que tengamos que identificarnos y unirnos entre nosotros, sino un movimiento y una filosofía.

A día de hoy, todavía no he visto a ningún Steampunk vestido como su rol por la calle, excepto cuando hay una reunión, certamen o convención cercana por la zona.

Y por último, no nos engañemos. Es cosplay (disfraz) el recrear o imitar a un personaje creado por alguien antes que nosotros lo hagamos, bien sea en película, comic o literatura, aunque le añadamos apósitos diferentes al original; vestirse de Willy Fox con googles, sigue siendo cosplay.

Saludos.

Papá Vader.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...